SERES DE ESTE PLANETA.

Todos los que suelen llamarse “couch” son seres de este planeta (humanos); por este simple hecho siempre estarán expuestos a cometer errores, siempre actuarán según sus aversiones a reaccionar positivo o negativamente, por lo cual es conveniente que todos ellos conozcan e identifiquen estos puntos para intentar superarse, para poder ser un couch positivo y así conseguir tener siempre la "suerte a su favor" y llegar a ser un ganador.

Empecemos por los puntos positivos de “personalidad” que debe de tener un couch ganador:

Liderazgo: Esto solo se logra con una madurez a través de los actos positivos que lleven a cabo con todas sus acciones en el equipo y demostrarlo predicando con el ejemplo.

Sentido del humor: Algunos couches "cuenta chistes" suelen ser los bufones de los jugadores, el manejar el sentido del humor, el saber en que momento se puede hacer un comentario chusco sin caer en el extremo de la burla por alguna acción, es siempre muy importante.

Amistad: El ser amigo de los jugadores no es irse a tomar con ellos a una fiesta, o perdonarles sus yerros, o el otorgar privilegios por caerle bien, sino por el contrario, es tener el tiempo y la dedicación para escuchar sus problemas y orientarlos, así sea el mejor o el peor jugador del equipo.

Enérgico: Demostrar su entusiasmo en cada acto, cada palabra, cada ejercicio, sin caer en el extremo de ser un capataz de los jugadores.

Presencia: Un couch se debe presentá al campo con la ropa adecuada con zapatos adecuados, oliendo a limpio, rasurado, bien presentado; la presencia es una parte muy importante de todo aquel que se dice couch.

Honestidad: Esta es una palabra que encierra demasiados conceptos de ética, el ser honesto es una forma de vida, una manera de comportarse ante sus jugadores y que se demuestra de muchas maneras que muy fácilmente puede romperse.

Seguridad y confianza: Estos puntos son clave para el éxito de un entrenador; se logran con el respeto así mismo, con la preparación y el absoluto conocimiento de lo que está haciendo.

Estabilidad emocional: Un couch que lo traicionan sus emociones y lo llevan fuera o muy cerca de los limites no puede transmitir seguridad a un grupo de jugadores, así sean buenas o malas emociones.

Lealtad: El deber de ser leal a un grupo de trabajo y a un ideal, a un color, a una camiseta y si llegase a fallar en cualquiera de estos aspectos, sencillamente pierde el control y el respeto del equipo a cual le falla.

Persistencia: Es una característica de los grandes entrenadores, el ser persistente es hacer bien las cosas a la primera, siempre los llevara al éxito.

Responsabilidad: El ser responsable es el cumplir con los compromisos adquiridos en tiempo y forma, sin pretextos ni disculpas.

Ambicioso: Siempre tenemos que pensar en ser lo mejor, el número “UNO”, si no lo hacemos automáticamente caemos fácilmente en una actitud de mediocridad.

Creativo: Es adaptarse sencillamente a las condiciones de entrenamiento que se tengan y además tener la capacidad de desarrollar sistemas y estrategias que se adapten al material humano con que se cuenta; el crear lo lleva a alturas insospechadas.

Optimismo: Es tener un enfoque positivo y realista de las cosas, tratando de ver los errores y sobre todo buscar la mejor de las soluciones; nunca recurrir a las disculpas.

Integración: La capacidad de convivir y adaptarse rápidamente a los demás miembros del equipo y jugadores le dará la virtud de ser fácilmente aceptado.

Cooperación: Tener siempre la actitud positiva de hacer el trabajo en grupo, sin importarnos si somos los líderes del proyecto o simplemente somos una parte de su desarrollo.

Cultura: Para ser un couch capaz tenemos que tener conocimientos generales; para poder llegar a comprender a una gran gama de estudiantes de diversas profesiones.

Autodisciplina: Uno de los puntos más difíciles de lograr es el ser disciplinado por uno mismo, sin que tenga que estar alguien corrigiendo nuestros errores o actos.

Autocontrol: En las situaciones apremiantes o adversas mantener siempre la frialdad que los grandes couches reflejan.

Humildad: Demostrar siempre que en el juego la victoria se debe a los jugadores y en situaciones adversas aceptar nuestros errores, jamás buscar quién tiene la culpa de nuestros caídas e inmediatamente levantarnos y pensar en prepararnos mejor para el siguiente juego.

Éstos son solo algunos de los muchos puntos clave que tiende a manejar un couch ganador y que no debemos de perder de vista para poder alcanzar el éxito, para que todas las acciones que llevemos a cabo siempre nos salgan bien y nunca dependamos de la buena suerte.

Lo que “NO” se desea ver en un Couch.

A continuación algunos de los ejemplos de puntos (negativos) en la que los couches (humanos) pueden caer con facilidad, hay que identificarlos y como de lugar hay que tratar evitarlos o reconocerlos a tiempo para poder corregirlos:

Sensibilidad a la crítica: Es muy común que a la prensa les parezca negativo su trabajo, así como a los padres de familia de los jugadores, a los directivos, siempre habrá una crítica en la cual los couches podrán o no podrán estar de acuerdo, será labor del entrenador el tomar esa crítica como punto de partida para superar ciertos problemas que a veces pasan desapercibidos, sin tomar represalias en contra de algún miembro del grupo o familiares.

Inestabilidad emocional: Aquel couch que cuando al marcar algo los árbitros en su contra nunca están de acuerdo y demuestran su inconformidad con gritos y espavientos; acto seguido se van con toda su ira contra el Oficial, para demostrarle a todo mundo que ellos no tienen la culpa, sin importarles si la tribuna puede responder de igual forma, sin pensar que esto puede fácilmente ocasionar una desgracia.

Egoísmo: Cuando un entrenador solo piensa en su récord personal, y no le importa el exponer a algún jugador fatigado o lesionado con tal de salir victorioso del encuentro.

Deslealtad: Los entrenadores asistentes que se la pasan criticando al entrenador en jefe, diciendo que ellos lo podría hacer mejor, que el head couch actual, que esta ahí por compadrazgos, que es amigo de un directivo, etc.

Excesivamente criticón: Aquellos que solo ven las acciones negativas y sus comentarios son siempre de carácter destructivo con maldad y el dolo posible.

Presencia: Un couch que se presenta al campo en short con zapatos de vestir y calcetines de calle o sin rasurar o sucio oliendo a caño o con la camisa llena de salsa de tomate, pierde automáticamente el respeto de todos sus jugadores, pierde el atractivo que debe de tener todo aquel que se dice couch.

Flojera y pereza: Cuando nunca se tienen ganas de trabajar, se está en el campo y se acuestan en el pasto a platicar con los demás jugadores, porristas, padres de familia, con el pretexto de que están viendo algo de fútbol, o los que nunca tienen tiempo para una junta, una clínica, un compromiso de su equipo o van y no participan.

Disciplina pobre: Es el típico couch que al estar presente el head coach se comportan bien, pero cuando no los ven son los más irresponsables, son los que siempre llegan tarde, se les olvida el uniforme, gritan, tratan con malas palabras a los jugadores, y siempre meten a sus consentidos, etc.

Preocupación desmedida: Se la pasan todo el tiempo angustiados y pensando en que van fallar, que están haciéndose mal las prácticas, que el plan de juego no es el correcto, etc. y sus consecuencias son funestas.

Confianza: Ese equipito no me gana ni yendo a bailar a Chalma, para que lo voy a escautear lleva todos los juegos perdidos.

Descortesía: Cuantos couches hemos visto que no tienen un saludo para los papas de los jugadores, directivos, a los mismos jugadores o dos minutos para la prensa.

Retraídos: Están presentes en su estado físico, pero ausentes en mente y alma.

Vulgaridad: Decía un gran entrenador mexicano: si insultando a los jugadores te entendieran más o con groserías te explicaras mejor, entonces el cómico Polo-Polo seria un super couch. El ser vulgar nos resta personalidad y credibilidad.

Falta de profesionalismo: Al contratarnos con un equipo, nosotros los couches debemos de adaptarnos a su filosofía, y no esperar que toda una institución se adapte a nosotros.

En ese momento después de conocer todo esto podremos pensar en campeonatos, así que couch, tome papel y lápiz, hágase usted un verdadero examen de conciencia y marque sus propias fallas, y si usted se encuentra en algún área de los negativos más le vale que empiece a preocuparse por intentar eliminarlos, para que en poco tiempo se encuentre en las acciones positivas y así poder pensar que puede dar el primer paso para llegar a ser un couch ganador.

Esto es todo por hoy ....... ¡tiempo fuera de los oficiales!

Vikingo


A todos los invitamos a sumarse al esfuerzo para que este manual este más completo, si tienes una sugerencia por favor comunícamelo a

vikingo@oficiales.org

Esta página y todo su contenido son Copyright © del Vikingo.