Lectura > "Vikingo" > Para Oficiales

¿Quiere usted ser un buen Oficial?

¿Sabia usted esto?

Algunos oficiales tienen una experiencia difícil cuando admite que ellos han hecho una llamada a un castigo inexistente. Muy a menudo estos oficiales tratan de componen su error explicando quien sabe con tantas excusas cómo ellos concibieron el derecho a hacer la llamada realmente mala e inapropiada (solo él la vio).

La llave a para conseguir el derecho a hacer una llamada correcta esta basada en la posición adecuada y en un buen juicio conjuntamente. Sin embargo, tener una buena posición en la jugada o tener un buen juicio exclusivamente por separado no garantiza el buen éxito de la llamada.

Hay muchos oficiales que les falta o el juicio o el buen "sentido de colocación" en el juego para hacer una llamada adecuada correctamente, siempre de una forma consistente les falta una de las dos. Los oficiales que se atreven a pisar un terreno de juego saben que van a cometer errores, y este es un hecho inobjetable e indiscutible aunque para todos sea inaceptable.

Los Oficiales dejaran de marcar una interferencia del pase, un Touchdown dudoso, o un uso ilegal de manos, y así consecuentemente cualquiera de los castigos existentes durante un partido. No pasa nada en cuanto el error se reconoce, es sumamente importante para todos que el oficial cuando ocurre esto lo admita. Una manera buena de admitir una llamada mala es acercarse a uno de sus compañeros durante el transcurso de un tiempo fuera pedir su opinión cuando existe una duda, siempre y cuando se disponga usted aceptar la respuesta del compañero.

Por ejemplo usted podría decir, Mario, yo tenía una posición mala en la interferencia del pase la marque contra el Azul #23. ”¿Usted vio la interferencia a él?”. Si él tiene un buen conocimiento de la jugada y la vio en su final le expresara su opinión y siempre se podrá cambiar la decisión o declinar el pañuelo, aunque todo compañero deseara una contestación franca muchas veces no le gusta a uno la contestación. Sin embargo, si usted se le acercara diciendo, "Hey Gregorio pon atención, ¡yo probablemente no la hubiera marcado"! Él no va a sentirse más cómodo al compartir el saber como usted piensa y se podrá iniciar una serie de problemas personales.

Los Oficiales consiente de su trabajo deben a toda costa el tratar de evitar justificar una mala llamada. La llave es simplemente admitir y admitirlo rápidamente y enfáticamente. Por ejemplo, "Juan, yo estoy ahora totalmente seguro que esa llamada de interferencia de pase fue una mala llamada anula por favor el pañuelo". Este acercamiento es bueno y le ganará la credibilidad entre sus compañeros.

Es confortante para todos saber que un oficial es humilde. Esto no quiere decir que usted constantemente debe ridiculizar o menospreciar su actuación. En cambio, admitir su error y pedir un consejo, este es el principio de un acercamiento que le hará a usted bien y hacer más amigable su trabajo y también le permitirá a usted ganarse la confianza de sus compañeros, esto es una gran ventaja en este trabajo difícil.

Trabajar con un oficial que le falta la confianza para admitir un error es muy difícil y desconcertante. Ese oficial, que él siente que todos le observan y que en todas las llamadas lo corrigen, muy a menudo reacciona hablando e enfatizando sobre los errores que otros están cometiendo (empeorando su actuación porque es muy probable que no desarrolle bien su trabajo por estar viendo y criticando el trabajo de los otros oficiales).

Por ejemplo el del el oficial que constantemente justifica a cada llamada polémica, reaccionara a la defensiva y siempre pondrá en entre dicho las llamadas de sus compañeros. Él suele decir enfáticamente, " Adán no debiste haber hecho esa llamada tienes la obligación de verla desde el inicio, té falta mucha experiencia" o sarcásticamente “cuanto té pago el equipo X por marcar a su favor” o destructivamente “té falta mucho chamaquito para que puedas estar a nuestra altura, ese no fue un faul”. Y si a este tipo de comentarios no se les hace caso, se enoja con los demás oficiales, este tipo de oficial a menudo nunca admite un error dentro del campo o con su asociación y fuertemente cree que la política los está deteniendo. Y todavía creen que el problema es provocado en el interior de la asociación. Es decir piensan, que nadie quiere trabajar con él debido a la actitud de todos beligerante.

Una señal rápida para identificar a un oficial perdedor es que con el transcurso del tiempo los compañeros no desean trabajar con él. La manera para corregir su conducta es muy fácil, y a menudo el oficial nunca nota la oportunidad que se le brinda para que enderece su actitud y corrija la manera de hacer sus comentarios y observaciones y sí por esa terquedad de señalar a todo mundo la culpa de lo que a él le esta sucediendo y es de seguro que siempre protestara porque no se les nombra a los partidos importantes y nunca se ponen a pensar que es él el que tiene que cambiar su actitud y tratar de corregir sus desplantes en contra de todos sus compañeros.

Las asociaciones, los colegios de oficiales, y colegios de profesionales tienen pocos oficiales que poseen esta actitud combativa destructiva. La mayoría de los oficiales a este nivel entiende la importancia de escuchar y aprender. Podrá usted Imaginarse a un nuevo oficial o a un veterano que se justifica por una llamada extraña o mal hecha a un supervisor (esto es inconcebible). Este oficial perderá el respeto y la credibilidad al instante y si su plan de acción no cambia, él estará fuera de la asociación en muy poco tiempo.

Si usted es uno de esos oficiales que odia admitir un error o se cree que es usted infalible, es tiempo para hacer una reflexión y tomar alguna acción correctiva de inmediato. Si usted quiere hacer una carrera en esto, la solución al problema seguramente esta en su interior. Sea activo y receptivo e intente mejorar su actitud para el bien de todos.

Ser Oficial pueden ser divertido y ameno siempre y cuando usted se maneje apropiadamente dentro y fuera del terreno de juego. Si usted sabe y esta de acuerdo de que de vez en cuando va a cometer un error, y que usted no es infalible, la probabilidad de mejorar es grande cuando usted lo admite y aun más cuando su contestación es honesta, rápida y enfáticamente.

“La regué deniega el pañuelo”

Llamada = marcar un castigo lanzando el pañuelo.


Te invitamos a colaborar si tienes un articulo que tú creas importante por favor enviarlo a:

mailto:vikingo@oficiales.org

Esta página y todo su contenido son Copyright © del Vikingo.