Lectura > "Vikingo" > Cosas que Pasan

Arbitro ciego.

¡Arbitro ciego!; ¡inepto!; ¿qué no ve lo que está ocurriendo del otro lado del campo?. “Le voy a comprar unos lentes para que vea y marque ese faul que desde acá se vio muy claro”. ¿Que no la vio?, ¡es usted un inepto!, ¡le faltan pantalones para marcar esa falta que fue clarisima dentro de la zona de anotación!.

Estos improperios y otros más rudos refiriéndose a la visión del oficial son muy usuales durante el desarrollo de un juego, y provocan que los aficionados e integrantes de un equipo se alteren o pierdan el control de sí mismos, sin saber que los oficiales dentro de un campo de juego tienen responsabilidades predeterminadas y áreas de cobertura asignadas de antemano.

El desconocimiento por parte del público, coaches y jugadores con respecto a las obligaciones de los oficiales que se encuentran dentro de un campo, provoca que fácilmente a un oficial se le reclame, se le grite, o insulte debido a que no marcó (o si marcó) determinado faul que ocurrió cerca de donde se encontraba o inclusive del otro lado del campo.

Con la siguiente serie de artículos pretendemos familiarizar a los aficionados con las obligaciones de un árbitro en el campo. Su colocación, su mirada, sus movimientos e inclusive su silencio, tienen una razón de ser.

Para comenzar con lo básico, daremos a conocer los nombres y posiciones de los oficiales dentro del campo. (Pues aunque usted no lo crea no son burro, ciego, inepto, o el calificativo que usted guste).

En la figura 1:

El R es el Réferi, y es quien se coloca en la parte posterior del equipo ofensivo (el que lleva la bola). Este oficial tiene una importancia especial ya que es el oficial de mayor jerarquía durante el juego y por lo tanto es el único que puede establecer un diálogo aclaratorio con los entrenadores en jefe y capitanes de ambos equipos. A él le tocan las principales rechiflas pues es quien tiene que hacer las señales respectivas cuando se marca un castigo.

El U, Umpire, es el que se coloca en la parte posterior del equipo que defiende (defensivo).

El L, Liniero, es el que se coloca en la línea lateral con las cadenas y el contador de jugadas (dado).

El LJ es el Juez liniero, que se coloca en la línea del lado contrario a donde se encuentran las cadenas.

El FJ, conocido como Juez de campo baqueador, se coloca del lado de las cadenas a 20 o más yardas de la línea donde se coloca la bola.

El SJ, Juez zaguero baqueador, se coloca del lado contrario de las cadenas a 20 yardas o más de la línea donde se centra la bola.

El BJ, Juez central baqueador, se encuentra a 25 o más yardas en el centro del campo atrás del equipo que defiende. Las posiciones de los baqueadores cambian dependiendo de cuantos hombres estén en el campo.

Número de oficiales en el campo, su colocación y áreas de cobertura.

Dependiendo de la categoría en la que se realice el encuentro (infantil, juvenil, intermedia o mayor) se decide el número de oficiales que de manera óptima pueden trabajar dentro del campo.

Para esto se emplean los mecanismos de 4, 5, 6 y 7 oficiales. En cada uno de ellos, cada oficial tiene una obligación primaria y secundaria distinta a los otros oficiales. También deben vigilar hombres o áreas diferentes dependiendo si la jugada es patada, carrera, pase, si está cerca de la zona anotación, en la yarda 25, campo abierto, goles de campo, patada de despeje, etc.

Es más “fácil” arbitrar un juego con un mecanismo de siete hombres dentro del campo. A medida que se reduce la cantidad de oficiales se va haciendo más “difícil” apreciar todas y cada una de las acciones en toda el área de juego, además de incrementarse las obligaciones al cuidar a dos o tres hombres (sobre todo en las categorías grandes).

La figura 2 muestra un mecanismo de 4 hombres. Ahí podemos apreciar la colocación del R, U, L y JL. Así mismo las diferentes áreas a cubrir por cada uno de los oficiales que como se puede apreciar son amplias.

El R cubre el área desde la línea de scrimmage hasta la línea de anotación del equipo que lleva la bola. El U cubre a los 5 hombres de línea y cualquier acción que ocurra a su espalda. Los LJ y L cubren las bandas de todo el campo, además de tener la responsabilidad de todo lo que ocurra en su zona marcada con las líneas punteadas. Esto es aparte de sus asignaciones primarias y secundarias dependiendo del tipo de jugada o de dónde se encuentre la bola en el campo.

La figura 3 muestra el mecanismo de 5 hombres donde agregamos al BJ. El BJ aparece como oficial adicional en el mecanismo de 5 oficiales representado en el diagrama. Su posición siempre será enfrente al ala cerrada del equipo ofensivo; su asignación primaria es el hombre más abierto del lado del ala cerrada y su asignación secundaria todos los posibles receptores en campo abierto; es también el principal responsable de la línea de gol. Las áreas punteadas en cada figura indican las zonas principales de cobertura en cada caso como pueden apreciar se reducen ampliamente.

Asignaciones primarias por hombres con un mecanismo de seis oficiales (Figura 4).

De las cuatro estrategias posibles presentadas anteriormente, vamos a proceder a explicar sólo una de ellas: la de 6 oficiales (figura 4). En cuanto se colocan los jugadores en la línea de golpeo los oficiales deben tomar a sus hombres asignados. En teoría todo es muy simple:

El R toma al último hombre de la formación y cuidará al QB hasta que la jugada termine en su zona.

El U toma a los 5 hombres de línea, y todo lo que ocurra a su espalda.

El L es responsable del segundo hombre más cercano atrás de la línea de su lado, y toda la línea de scrimmage antes y al momento del centro.

El LJ es responsable del segundo hombre más cercano atrás de la línea de su lado, y toda la línea de scrimmage antes, y al momento del centro.

Los jueces baqueadores FJ y BJ siempre tomarán al hombre abierto más cercano a la línea lateral y apoyarán a los demás oficiales en todo el terreno de juego.

Asignaciones primarias por hombres con un mecanismo de siete oficiales (Figura 5).

Este mecanismo es el más fácil de cubrir:

El R toma al quarterback y al tackle de su lado al momento del centro, y después sólo tiene ojos para el quarterback hasta que la bola abandona el área, siendo su asignación secundaria el progreso del balón una vez que este cruzó la línea de scrimmage.

El JL es responsable del segundo hombre más cercano atrás de la línea de su lado, y toda la línea de scrimmage antes y al momento del centro.

El L es responsable del segundo hombre más cercano atrás de la línea de su lado, y toda la línea de scrimmage antes y al momento del centro.

El FJ y SJ, siempre vigilará al hombre abierto más cercano a la línea lateral y apoyarán a los demás oficiales en todo el terreno de juego.

El BJ siempre vijilará al hombre llamado ala cerrada y apoyará a los demás oficiales en todo el terreno de juego.

Como se puede ver, los oficiales se responsabilizan de un sólo hombre ya que el U vigila a los 5 hombres de línea: centro, guardias y tacles.

Todo sería relativamente sencillo si sólo existiera una sola formación y si los jugadores corrieran trayectorias rectas, sin embargo, el mecanismo se complica cuando los corredores se cruzan en las trayectorias y los equipos utilizan una serie de formaciones poco usuales, efectúan diferentes tipos de jugadas y aparecen diversas situaciones de terreno. A esto agréguele que los oficiales se dedican a dar explicaciones a los couches del porque no se marcó un faul que ellos apreciaron del otro lado del campo cerca de la zona de anotación (esto es una excusa para obligarlos a distraerse de sus asignaciones y de su trabajo en equipo).

Después de la asignación primaria por hombres antes del centro, se debe pronosticar qué jugada va a realizarse (carrera o pase), identificar claramente el lado hacia donde se desarrollará ésta, y cuidarse de no ser golpeado por ningún jugador. Además, mientras la jugada no se defina completamente, no hay que perder la referencia del hombre asignado ni descuidar a los demás hombres que se encuentren dentro de su área de responsabilidad (figura 4). Sencillo, ¿no?.

Con lo que respecta al improperio de “Arbitro Ciego”, queremos decirles que aunque no lo crean es una gran verdad, ya que el buen oficial no se dedica a ver el partido sino únicamente a cuidar a su hombre(s) o su área, y esto dependerá del tipo de desarrollo de la jugada y en dónde ocurra esta.

Es un error muy común exigirle a un oficial que marque un faul que no está cerca de su zona o del otro lado del campo, y se cree que tiene como obligación vigilar todas las jugadas aunque no le corresponda vigilarlas.

Se ve simple, pero todo mundo le exigirá que marque usted faules en cualquier parte del campo (existan o no existan, sobre todo después de una anotación), y le gritarán toda clase de improperios aunque esté usted haciendo bien su trabajo. Después de conocer esto, ¿usted que opina? (y mire que aún le faltan por ver y conocer 180 páginas del libro de mecanismos).

“Bienvenido al maravilloso mundo del arbitraje en el Fútbol Americano”. Esperamos que le haya servido esto. Todavía tenemos mucho que platicar sobre arbitraje. Por el momento nos despedimos hasta que oigamos algo nuevo detrás de la caja de coucheo ... ¡Tiempo fuera de los oficiales!.


Te invitamos a colaborar si tienes un articulo que tú creas importante por favor enviarlo a:

mailto:vikingo@oficiales.org

Esta página y todo su contenido son Copyright © del Vikingo.